Protección del menor en el ámbito familiar

Gestión, seguimiento y defensa del procedimiento de protección de menores en situación de riesgo o desamparo

Se considera situación de riesgo aquella en la que, como consecuencia de ciertas circunstancias, carencias o conflictos familiares, sociales o educativos, el menor resulta perjudicado en su desarrollo integral, siendo precisa la intervención de la administración a los efectos de evitar una posible situación de desamparo y exclusión social, pero sin necesidad de separarlo de su entorno más próximo.

Podemos encontrarnos ante una situación de riesgo cuando existe una falta de atención psíquica o física del menor, uso de castigo físico o emocional sobre el menor que, sin ser grave, perjudique su desarrollo, ciertas carencias emocionales, conflicto abierto y crónico entre los progenitores, incapacidad de los padres para controlar la conducta de los menores, entre otras situaciones de posible riesgo.

Por otro lado, un menor se encuentra en una situación de desamparo, cuando existe un incumplimiento, o un inadecuado ejercicio de los de protección para la guarda del menor, quedando privados de la necesaria asistencia moral. 

Hablamos de que un menor puede encontrarse en una situación de desamparo cuando se dan de manera suficientemente grave, las siguientes circunstancias:

  • Abandono del menor.
  • Transcurso del plazo de guarda voluntaria.
  • Riesgo para la vida, salud e integridad física del menor.
  • Riesgo para la salud mental del menor, su integridad moral y el desarrollo de su personalidad debido a un maltrato psicológico continuado o la falta de atención de sus necesidades afectivas o educativas.
  • Incumplimiento o imposible o inadecuado ejercicio de los deberes de guarda a causa del grave deterioro del entorno o las condiciones de vida familiares.
  • Inducción a la mendicidad, delincuencia o prostitución, o cualquier otra explotación del menor.
  • Ausencia de escolarización o falta reiterada y no justificada adecuadamente.
  • Cualquier otra situación gravemente perjudicial para el menor.

En ambas situaciones resulta preciso un buen asesoramiento a fin de defender los derechos del menor, poniendo en práctica todos los procedimientos de protección que nos amparan. Nuestro equipo de profesionales presta un asesoramiento integral y asume la dirección letrada en ambas situaciones de riesgo y desamparo, con el fin de prestar la mayor cobertura posible, tanto en los órganos administrativos, como en los judiciales.

Solicitar visita

Puedes llamarnos al 930 137 002 o rellenar el siguiente formulario

Hora de contacto: