Blog de Alba José Clavé

¿Son válidos los mensajes de WhatsApp como prueba en un juicio?

Las conversaciones de WhatsApp son, actualmente, uno de los medios de mensajería instantánea más utilizados, y por ese motivo el contenido de esos mensajes, audios, imágenes, o videos que se comparten en todas estas conversaciones, se han convertido en una de las mayores herramientas y vías para demostrar hechos controvertidos en los Juzgados en caso de haber conflictos y, por tanto, son utilizados como prueba en muchos juicios.

No obstante lo anterior, debemos tener en cuenta si todas esas conversaciones o el contenido que pretendemos volcar como prueba tiene validez, y si cualquier pantallazo que presentamos en un juzgado es adecuado y admisible, de modo que procederé a explicar de manera detallada de qué modo debe presentarse y gestionarse para que pueda tener plena eficacia legal.

Primeramente, indicar que para que una conversación de Whatsapp adquiera plena validez en un juzgado, debe estar debidamente certificada y autentificada, y ello se consigue con la inclusión de un informe elaborado por un perito informático con titulación requerida para ello. Si bien es cierto que inicialmente pueden aportarse únicamente los pantallazos, existe un riesgo a que dicha prueba sea impugnada por la otra parte y, por tanto, si se procede a su impugnación, obligará a la parte que los ha aportado a presentar una prueba pericial que pruebe la autenticidad de esa conversación.

Es importante leer el fragmento de la sentencia del Tribunal Supremo 300/2015 que afirma la necesidad de aportar una prueba pericial que identifique el origen real de la conversación, la identidad de los interlocutores y la integridad del contenido:

“La prueba de una comunicación bidireccional mediante un sistema de mensajería instantánea debe ser abordada “con todas las cautelas” dada la “posibilidad de manipulación de los archivos digitales”. Así, “será indispensable”, en caso de impugnación de la autenticidad de la conversación, “la práctica de una prueba pericial que identifique el verdadero origen de esa comunicación, la integridad de los interlocutores y la integridad de su contenido”.

Por tanto, tal y como he referenciado con anterioridad, si bien es posible aportar un simple pantallazo, en el supuesto de que impugnen la autenticidad de ese contenido será indispensable la práctica de una prueba pericial que identifique el verdadero origen de esa comunicación, la identidad de los interlocutores y, en efecto, la integridad de su contenido por parte de la persona que ha aportado dicha prueba. Siendo así, es importante prevenir y, consecuentemente, es recomendable que quién aporte los pantallazos acuda junto a los mismos con los correspondientes medios para probar su autenticidad, teniendo en cuenta que además de ser viable la prueba pericial, también será admisible la testifical de alguno de los interlocutores.

Finalmente, es importante indicar que la impugnación realizada por la parte contraria no deja sin validez automática la captura de pantalla que se haya aportado como prueba, de modo que aunque se acuda únicamente con los pantallazos, no por ello serán retirados del proceso o apartados de un examen valorativo, sino que el tribunal podrá valorarlo de acuerdo a las reglas de la sana critica, pero desde mi punto de vista objetivo, y a los efectos de asegurar la prueba, es recomendable la aportación del terminal móvil ante el Letrado de la administración de Justicia o ante un Notario para que levante acta de su contenido, de los números de teléfono involucrados y de la hora y la fecha de la conversación y, además, en caso de sospechar la impugnación de la contraparte, veo necesario reforzarlo con una pericial informática, testificales que ratifiquen el contenido de los mensajes, o solicitar la prueba del reconocimiento judicial, todo ello para minimizar riesgos y evitar dar motivos de impugnación a la adversa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitar visita

Puedes llamarnos al 930 137 002 o rellenar el siguiente formulario

Hora de contacto: